Huertas ¡Ay, Huertas!

Una calle que baja. De lado y lado música que salta cuando se abren las puertas. Llueve sobre Huertas, así como llovió sobre Madrid, todo el día. Calle abajo nos invitan a entrar a cualquier lugar, y aunque el destino ya está escogido: Una de Dos, hacemos una parada en Café Populart, con sus mesas apretadas, cervezas y mucho, pero mucho jazz. Las mesas están reservadas porque hay show en vivo, pero nos dejan ocupar una si prometemos irnos antes de las diez. No hay problema.

Una de Dos, un sitio de mesas rojas, tranquilo, donde les juro que sirven el mejor Secreto Ibérico que se pueda probar jamás. La recomendación del lugar, viene de una amiga española que ya sabía que allí se va el rato con un buen vino y buena conversa. Y así lo hemos comprobado, para no llevarnos la contraria. Altos de Tamarón, Ribera del Duero, sella el momento.

[Cuando viajo, siempre digo que no comeré mucho, pero siempre es mentira]

Después de ahí, porque así somos, un karaoke improvisado y, luego, aún bajo la lluvia, buscamos sitio en un pub irlandés en el que una despedida de soltera, parejas y amigos se mezclan con el ruido. La noche se va y Huertas no duerme. Ahora, calle arriba, la vamos dejando atrás, sólo por un rato. Seguro, la semana que viene caeré de nuevo por ahí.

 [Huertas es una calle peatonal de Madrid, que aplaude sola. Así la siento]

¿Quieres dejar un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s