8 viajes soñados

Cuando cuento que vivo frente a un colegio y a un parque de diversiones, siempre logro que quien me escucha abra bien los ojos en señal de asombro absoluto. He aprendido a vivir con el ruido y he aprendido también a detestarlo. Sin embargo, no puedo alejarme mucho del agite de la ciudad. Me voy buscando silencio y vuelvo para dejarme envolver, para caminar rápido y llenarme de ciudad por todos lados, hasta que llega el momento de salir de nuevo, como quien busca una bocanada de aire para poder seguir.

Planeo viajes a diario, pregunto precios, investigo y sueño sin ningún tipo de límites. Siempre digo que el primer paso para poder viajar es creerlo posible y la lista que ven abajo son sólo algunos de los destinos no conozco y que, siento, podrían darme el equilibrio justo de ruido y silencio que siempre estoy buscando.

Tulum, México. Por algún lado leí -y ya no recuerdo dónde- que en Tulum alquilaban unas cabañas muy cómodas, pero que muy a propósito no tenían electricidad. Yo me he imaginado muchas veces ahí: una semana, varias velas, tres libros, una hamaca y mucho azul. En las mañanas caminar por la arena blanquísima, pasear por sus ruinas hasta aprenderlas de memoia y ver los atardeceres desde un rincón distinto cada vez. Sin ruido. Sin prisa alguna.

En alguna calle de New Orleans

New Orleans, Estados Unidos. Aquí quiero comer todas las ostras, mariscos y pescados que tengan a bien atravesarse en el camino. Imagino sus calles llenas de música, como sacadas de un cuento y la siento inesperada en cada esquina. Quiero que me lean el tarot, sentir los rastros del Mardi Gras aunque la visite en cualquier otra época del año y caminar de un lado a otro, maravillada siempre. New Orleans tienen un no sé qué, que intenta acercarme a ella cada vez más. 

Atenas, Grecia. Cuando estuve en España, hace poco, no pude continuar hasta Grecia porque me faltaban 200 euros para completar la travesía de 5 días, casi la mitad del costo total. Desde entonces, Atenas es mi capricho más histórico.

Buenos Aires, Argentina. Es el viaje que más me ha tocado rechazar y no por gusto. Antes, cuando era editora, me llegaban invitaciones para ir a conocer Buenos Aires y tuve que dejarlas sin miramientos, porque las fechas nunca coincidían con mis responsabilidades. Hay muchas cosas que me acercan a Argentina: familia, amigos, el vino y el fútbol.

La Gran Sabana

La Gran Sabana, Venezuela. Es mi crónica pendiente. Quizá la más urgente de todas. Cuando tenía ya casi todo listo para viajar, tuve que desvíar la ruta hacia Canaima y el Salto Ángel, uno de los mejores viajes que he hecho en mi vida; de esos que se te quedan tatuados en el cuerpo. Más que un capricho, ir a la Gran Sabana es una necesidad.

Alaska, Estados Unidos. Le tengo cierto miedo a los cruceros, pero son muchas las veces que he sentido que hacer uno por Alaska, es uno de mis viajes obligados. Que los días se vayan pasando entre las montañas, con tanto silencio y paisajes insólitos, es algo que me seduce por completo.

Roma, Italia. Justo ayer dije que quiero ir a Roma para aprender a enamorarme. Me han dicho que es un poco caótica y supongo que es lo menos que se puede esperar de una ciudad tan acostumbrada a recibir gente de todos lados. Tomaría un vino distinto cada día, comería pasta hasta que se me olvide el nombre y me llenaría de dulces sin remordimiento. Hablaría mucho italiano, aunque sea por instinto.

La Fontana de Trevi, Roma

Fiyi. Tan azul, tan lejano, tan costoso, tan tantas cosas. Despertarse con el mar siempre de fondo; no entender el idioma y, al mismo tiempo, entenderlo todo, que nada pase desapercibido. Caminar descalza, comer cosas raras y de ahí saltar a otro lugar.

Y tú, ¿adónde irías?

Anuncios

22 comentarios en “8 viajes soñados

  1. Gaby dijo:

    Barcelona. Hace poco tuve la oportunidad de visitar la ciudad pero lamentablemente pase menos de un dia y asi quede enamorada. Y estoy que muero por volver a paris. La foto de New Orleans es Jackson Square si no me equivoco y esta en el area de el French Quarter, en realidad te olvidas que estas en el sur de Estado Unidos. Muy bueno tu ariculo adri, tqm y felicitation de nuevo ❤

  2. Jorbelys Perez Oviedo dijo:

    Viajes soñados.

    Los Roques – Venezuela. Baires – Argentina. Bangkok – Tailandia. Salvador de Bahía – Brasil. Niza – Francia.

    Los que vienen a mi mente ya. Los soñadores que sabemos lo que queremos no nos cuesta mucho responder 🙂

    • viajaelmundo dijo:

      Volví a este post, tan viejo, porque estoy escribiendo uno nuevo sobre los destinos por cumplir. Me hizo feliz tropezarme con tu comentario porque ahorita no recuerdo si ya fuiste a Los Roques, o a Baires, o a Niza o a Salvador de Bahía, pero sí que llegaste a Tailandia. Así que qué bueno dejarlo por escrito y luego ir por ahí a cumplirlo. Te mando un abrazo.

  3. Pilikina dijo:

    Pues en Brasil hay muchas ciudades que me interesan, la Polinesia francesa, Vancouver, las islas griegas, Estambul, Praga…
    Bueno, es que hay tantos sitios tan maravillosos.

  4. claudia dijo:

    Tulum! Es exactamente como te lo has imaginado, o un poco mejor 🙂 Es delicioso, el mar, el ambiente, la gente. Hay cabañitas como la que tu comentas sin electricidad que se les llama palapas, por el tipo de techo hecho de hojas de palma. Pero también hay hoteles ecologicos con electricidad para las que nos da miedo eso de ir al baño a oscuras. Los mejores amaneceres que he visto, te lo recomiendo es maravilloso.

  5. reina53 dijo:

    Cuatro destinos que tengo pendientes: Praga, Barcelona (de España, obvio), Japón y Buenos Aires. Por supuesto, hay muchos sitios que no conozco y que me encantaría ir, pero estos llaman particularmente mi atención, por su cultura. Los decretaré…
    Saludos y éxitos.

    • viajaelmundo dijo:

      He agregado tantos destinos a esos “viajes soñados” que creo que tendré que lanzar una nueva lista que se llame “50 destinos a los que quiero ir”, o algo así. Atacama va en esa lista. Gracias por pasar por aquí!!

  6. Verónica dijo:

    Yo tengo el orgullo de ser venezolana, y la Gran Sabana es una de nuestras joyas. Allí, la naturaleza te envuelve y se siente una densidad en el aire que te dice que está viva. Ir allá ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. ¿Destino soñado? Brujas, en Bélgica. Bueno, tengo como 100 destinos soñados, en realidad. 😉

    • viajaelmundo dijo:

      Ufff! Buena pregunta. Creo que no iría jamás a Groenlandia, por ejemplo. Y, en definitiva, aún no iría a India porque no estoy preparada mentalmente. Todavía no me toca. Pero está en la lista (en la que no he escrito)

  7. lauralazzarino dijo:

    Cuando yo vivía en Buenos Aires solía decir que esa ciudad era como una droga: sabés que querés dejarla, pero te basta un minuto lejos para volver corriendo a sus brazos. Recordé eso cuando leí que te llenas de ciudad a donde quiera que vayas. Así que ya sabés, tenés que venir a conocerla! Y por otro lado te cuento: estuve en Tulum hace unos años…es imperdible!

¿Quieres dejar un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s