Orlando, para volver a ser niños

No iba a Orlando desde que tenía diez años. Mis recuerdos eran como es de esperarse veinte años después: algunos muy claros, otros más borrosos. No sé desde qué momento se me ocurrió que tenía que volver, quizá desde el mismo instante que lo dejé, pero supongo que tenía que pasar todo este tiempo para que fuese posible.

Creo que los viajes siempre guardan algo muy personal. Hay pasajes que estremecen, edificaciones inmensas que nos hacen delirar de tanta grandeza; paredes llenas de historia; travesías que le dan la vuelta al mundo. A mí me atrae todo lo curioso y por eso viajamos, para encontrar siempre algo que nos haga sorprendernos para luego contarlo y tratar que alguien más lo sienta y se indentifique con alguna de las sensaciones. Mis ganas de volver a Orlando tenían una razón muy personal: quería maravillarme entre colores, luces y disfraces; pero sobre todo sentir las cosquillas en el estómago haciendo la fila en una atracción porque no sabes qué te vas a encontrar después, pero que seguramente será algo que te hará reír. Por eso hice este viaje con amigos, porque no hay nada mejor que reír acompañado.

Quien va a Orlando, lo hace para reírse y disfrutar sin restricciones, sin muchas explicaciones. La idea es volver a sentirse como de diez años.

Puedes hacer click, para leer: Un día en Universal Studios, Adrenalina en Island of Adventure y El mágico mundo de Harry Potter.

Anuncios

Un comentario en “Orlando, para volver a ser niños

¿Quieres dejar un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s