Daniela Zavala: the backpacker

Con las tribus primitivas de Etiopía

Hablar con Daniela siempre es una fiesta de adrenalina. Periodista venezolana, aventurera, exploradora. Quienes la conocemos ya estamos acostumbrados a leer sus diarios, a saber que está en sitios lejanos en los que se pierde por varios días para volver llena de experiencias. Daniela Zavala siempre viaja sola, con la misma mochila con la que hizo su primer viaje y de la que difícilmente se va a separar.

-¿Cómo le cuentas a alguien que no conoce tu trabajo todo lo que haces?             -Mi trabajo es recorrer el mundo, generalmente lugares pocos conocidos o remotos, para compartir experiencias e historias de culturas fascinantes a través de mis diarios y mini-documentales, que pongo en mi website diariesofabackpacker.com Me presento como periodista de viajes y exploradora.

-Muchas mujeres viajan solas hoy en día, pero muy pocas se aventuran a destinos como los que tú eliges ¿Qué les dices a las que quieren atreverse?         -Muchas personas piensan que vengo de una familia de aventureros o que mis padres eran diplomáticos, y por esa razón estoy acostumbrada a viajar, pero nada que ver. Me crié en un pueblo y fue una circunstancia inesperada lo que le dio un vuelco radical a mi vida. En 1997, mi mejor amiga y su hermana me iban a acompañar a Europa en mi primer viaje en mochila, pero a último minuto decidieron no ir. Tenía dos opciones: esperar y buscar a otra persona para viajar, o seguir con mi plan, pero sola. Con mucho miedo, decidí irme por mi cuenta. Ese primer viaje me dio seguridad en mí misma y me enseñó que uno nunca tiene que esperar por otro para hacer sus sueños realidad. Siempre hay que ir por lo uno cree y quiere, así sea sola o acompañada. 14 años más tarde, ya he visitado 68 países y con el deseo de ir a lugares cada vez más remotos e inusuales. Pero todo es un proceso de adaptación y experiencia. Mi recomendación a las mujeres que quieren viajar solas, es que den el primer paso visitando destinos familiares y turísticos. Una vez que se sientan seguras y cómodas viajando por su cuenta,  pueden experimentar con destinos menos tradicionales. Por ejemplo, yo siempre le digo a mis amigas que comiencen con Europa donde es muy fácil movilizarse y están acostumbrados a ver mujeres viajando solas, y luego se aventuren a Asia del Sur (Tailandia, Cambodia, Vietnam) donde -aunque más exótico- también es sencillo y seguro para las mujeres, pero te saca de un contexto familiar porque son culturas diferentes. A partir de allí, ya un poco más “sazonadas”, les diría que experimentarán con lugares menos tradicionales porque dejan experiencias únicas y muy gratificantes. Les diría además que no tengan miedo.  Desde que somos pequeñas, nos meten muchos temores en la cabeza y todo lo que vemos en las noticias nos crea inseguridades. La realidad es que el mundo no es tan peligroso como nos imaginamos y que hay gente buena que siempre está dispuesta a darte la mano cuando viajas sola. Lo principal es usar sentido común y tomar ciertas precauciones.

En Tibet, enamorada del Himalaya

-Te han pasado muchas cosas, pero ¿cuál ha sido la que realmente te haya dado un poco -o mucho- de temor?                                                                                                                    -Irónicamente ocurrió hace un par de meses atrás en el Amazonia ecuatoriana. Cuando viajo, para mí es importantísimo aprender de la gente local, de su cultura y creencias. Fui al Amazonas a explorar la selva y allí tenía la oportunidad de aprender del chamanismo amazónico, que significa mucho para las comunidades que viven allí. Para entender del chamanismo, decidí tomar Ayahuasca con un chamán muy respetado. No fumo, no bebo, ni nunca he consumido ningún tipo de drogas en mi vida, así que esto de beber Ayahuasca era algo muy particular, pero que era una manera de adentrarme a este mundo espiritual y de curación que significa tanto para esta gente. El chamán era un hombre muy espiritual  así que me sentía confiada. Sin embargo, la noche del ritual, el hermano del chamán comenzó a hacerme comentarios con una connotación sexual muy fuerte. Estábamos solos a oscuras (el chamán no había llegado y el chico que me había llevado en bote estaba buscándolo) y en medio de la selva. Tenía no miedo, sino terror de que este hombre tratara de aprovecharse de la situación e intentara violarme. Por primera vez como viajera sola sentí  que mi integridad y mi vida estaban en peligro. Afortunadamente -nuevamente por experiencia acumulada- mantuve la calma, no le mostré miedo ni vulnerabilidad a mi potencial agresor y pude manejar la situación hasta que llegó el chamán. Salí ilesa de esta experiencia pero sí fue una situación muy fuerte que no me esperaba. ¡El ritual pasó de ser una experiencia espiritual a una de pura sobrevivencia!

En Uganda con los gorilas

-Conoces todas las Maravillas del Mundo, has estado con los gorilas, has escalado las montañas más altas del mundo ¿Qué más te falta por hacer?             -¡Uy, tanto! Siempre hay algo más que ver o conocer.  Ahora estoy haciendo los preparativos para subir al campo base de K2 en Pakistán. Sueño con ir a la Antártica y Afganistán -aunque lo primero que viene a la mente es la guerra, es un país con mucha historia y una mezcla de culturas impresionante. Me llama mucho la atención Asia Central. Quiero regresar a Mongolia para un festival que hacen en Octubre y me encantaría perderme por unos meses en el Himalaya.

-¿Cuál es la experiencia que más atesoras a lo largo de todos estos años?      -Son muchísimas experiencias y cada una de ellas tiene un valor muy especial para mí. Ganarme el cariño y confianza de tribus primitivas o de culturas que ven raro a una mujer viajando sola; conectar con los gorilas en Uganda; descubrir una fuerza interna cuando mi cuerpo me fallaba al subir Kilimanjaro; enamorarme en un atardecer egipcio; aprender a valorar la vida y la libertad luego de hablar con gente que sueña a pesar de haber sobrevivido guerras o genocidios. Creo que el tesoro más grande y un punto en común entre todas estas experiencias, es conocer personas comunes o vivencias cercanas con la naturaleza que me han enseñado grandes lecciones de vida y que han cambiado mi manera del ver el mundo y mi existencia en él.

Con lideres de la tribu Mursi

-¿Qué no debe hacer jamás una backpacker?                                                                   -Yo tengo ciertas reglas. A veces -por circunstancias muy particulares- las rompo pero por lo general las he seguido y me han ayudado a mantenerme segura en mis viajes. No salgo sola de noche. Siempre antes de que oscurezca, estoy en mi hotel. Le recomiendo a las mujeres que viajan solas no tomar alcohol o consumir drogas porque eso las pone en situaciones de vulnerabilidad. No ir sola con extraños, especialmente si son hombres. Si tu instinto te dice que algo es sospechoso, créele. Cuando se sientan en peligro, pidan ayuda a las mujeres locales que tienen cerca (siempre son solidarias) y si están solas, NO muestren vulnerabilidad, sino fuerza y seguridad. Muy importante, leer de las costumbres de los países que van a visitar para ir vestida apropiadamente y saber los patrones de conducta. Mostrar respeto y sensibilidad por la cultura local te abre muchísimas puertas. He acumulado varios consejos en este link

-¿Has pensando en cambiar tu mochila?                                                                      -¡Hoy en día hay mochilas tan buenas y cómodas! Te confieso que lo he pensado.  Sé que mi fiel compañero ya necesita un relevo, pero hemos vivido tanto que me cuesta concebir un viaje sin él. Además que ya estoy acostumbrada a empacar en su espacio. Es difícil la decisión así que, por el momento, seguimos juntos.

-Si yo te digo que hacer una excursión al Roraima, el mundo perdido, en Venezuela, te va a conectar con una energía que no has sentido en ningún otro lugar, ¿me creerías? -¡Por supuesto que te creo! ¿Cuándo nos vamos?

 No olvides visitar su web: diariesofabackpacker.com

Anuncios

7 comentarios en “Daniela Zavala: the backpacker

  1. Luis dijo:

    Felicitaciones,los andariegos que recorren el mundo en solitario, tienen la bendición de estar siempre acompañados de personas maravillosas que se cruzan en el camino para compartir por un breve espacio de tiempo tu viaje personal.

  2. missmadaboutravel dijo:

    Gran entrevista! Los consejos de Daniela Zavala deberían ser como una especie de Biblia… independientemente de nuestro sexo, cualquier viajero en solitario debe tomar precauciones que, cuando vamos acompañados, pasamos por alto. Lo más importante es que estemos seguros/as y que continuemos descubriendo el mundo paso a paso 😉

  3. Freddy Moncada dijo:

    Excelente, que sabroso es conocer culturas y pensar que cuando salimos de nuestro pais, nos damos cuenta que todavia nos falta mucho por conocer el nuestro. Parece una adiccion el viajar y conocer. Es dificil parar y luego encontrar personas con quien compartir tu forma de ver la vida. Exitos amiga Daniela, Dios siempre te guie y cuide en todos tus viajes.

¿Quieres dejar un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s