Epcot, un pedacito de Walt Disney World

EpcotGeneral

Fui por primera vez a Disney World cuando tenía once años. Recuerdo poco, a pesar de la edad. Mis emociones y mis búsquedas eran otras, pero el asma siempre ha sido el mismo y durante ese viaje me cortó la respiración y me hizo perderme parques enteros de los que solo quedaron retazos en mi mente. No recuerdo haberme devuelto con desilusión; supongo que disfruté -y mucho- mi curiosidad de ese instante. Una de las imágenes que hoy tengo grabadas, es una en la que me veo subiendo al avión, ya de vuelta a Venezuela, con una gorra que tenía las orejas y el lazo de Minnie. Un recuerdo sutil e irónico, porque hoy ya Minnie no me gusta, porque Mickey me parece más simpático y porque, si hablamos de fidelidades, nunca querré a nadie como a Buzz Lightyear.

A los once años vas a Disney, lo dejas y por supuesto que quieres volver, aunque no sepas cuándo. El año pasado se me arremolinaron los sentimientos cuando pasé bajo ese umbral en Orlando que dice “Walt Disney World” y un poco más abajo: “no se detenga a tomar fotos”. Eso estaba escondido en algún lugar de mi memoria y volví a ser niña otra vez, aunque es esa ocasión no fuimos a Disney si no a Universal Studios e Island of Adventure (un viaje que cuento AQUÍ).

Pera esta vez la emoción nos llevaba a Magic Kingdom y Epcot. Dejamos por fuera los otros dos parques de Disney: Animal Kingdom y Hollywood Studios, porque no había tiempo y porque en realidad los pies se nos iban solos hacia los dos primeros. Cada parque se puede recorrer completo en un día, si se tiene orden y entusiasmo. Aquí no se viene a andar con poses, el requisito es perder los años y dejarse envolver por esa magia que está ahí, colándose en todos los rincones.

Epcot1

DamaVag

Epcot y sus países 

Sábado, diez de la mañana. Tenía el empeño de comprar un pasaporte en una de las tiendas para que lo sellaran al final de cada atracción (12$), pero llegué a Epcot y se me olvidó. Me acordé y luego no quise. Voy caminando y no quiero que nada externo me distraiga; por eso a veces olvido compartir una que otra foto en el instante con quienes me siguen los pasos, porque detenerme a un escribir un tweet justo cuando vas pasando al lado de Mary Poppins, es perderme sus gestos y las caras de las niñas, asombradas, tomándola de la mano como para no dejarla ir nunca más. Llevo mi cámara encima y a veces me pesa, al menos en un lugar así, donde quieres verlo todo y no perder nada.

A Epcot vamos en buena época. Le damos la bienvenida a la Primavera y ella a nosotros con el International Flower & Garden Festival: muchos de los personajes de Disney creados con flores y plantas, apostados en diferentes lugares del parque. De Epcot tengo algunos flashes en la memoria, pero no intento revivir nada, solo voy caminando por ahí con la curiosidad a mil y, de repente, me descubro a mí misma corriendo hacia Phineas y Ferb -que me hacen reír en mi casa, todos los sábados por la mañana- y sonrío con ellos, aunque estén hechos de grama.

pyF

Vamos a Soarin, un simulador que hace sentir que estamos volando en parapente por diversos paisajes. También buscamos a Nemo (y lo encontramos), reímos con los delfines; nos contaron la evolución del universo; supe de dinosaurios, energía y tecnología como quien está aprendiendo una lección por primera vez. Llegamos a la recreación de los países sin mi pasaporte y con el sol clavado en la espalda. Primero, Canadá y su música. Ahí vi una cabina de teléfono roja que me pareció debía estar en Londres. Precisamente a Reino Unido llegamos un poco después y me tropecé con el Capitán Garfio y Peter Pan. Pasamos por Francia y el olor a pan recién hecho. Fuimos a Italia y nos sentamos en el medio de ¿Venecia? a ver la gente pasar. Me gusta aquí, así como me gustó el pedacito de Marruecos y lo tomé como un indicio de que ya debo hacer trámites para ir al Marruecos de verdad. Pasamos por China y también por Japón. Entre tantos países cometimos el pecado -al menos yo- de no comprar una pata de pavo y devorarla sin miramientos. Dos pasos más y ya eran las nueve de la noche.

Epcot2

Canada

Italia

Marruecos

EpcotPrinc

A esa hora -porque así estaba programado ese día- todas las luces del parque se apagaron y comenzó un show de luces y fuegos artificiales que marcaron el cierre del parque. Guardé mi cámara, apagué el teléfono y me senté en el suelo a disfrutar del espectáculo. Me gustan esas luces estallando colores en la oscuridad y pensé que no podía ser mejor, que no habría una magia parecida a esa. Claro, no había ido aún a Magic Kingdom. No sabía lo que estaba por venir.

Mira la lista completa de las atracciones de Epcot

Un comentario en “Epcot, un pedacito de Walt Disney World

¿Quieres dejar un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s