Alto Paraíso: pura energía en Brasil

Un relato de Lucho y Belu durante su paso por Brasil, en su viaje por Latinoamérica en kombi 

Loquinhas: pozos de agua con cascadas que cuando recibe rayos de luz el agua se torna verde esmeralda, color de sanación

Loquinhas: pozos de agua con cascadas que cuando recibe rayos de luz el agua se torna verde esmeralda, color de sanación

Uno de los principales cuestionamientos de los viajeros es en referencia a la salud. ¿Qué hago si me enfermo en otro país? ¿Debo adquirir aquellos planes costosos de salud para viajeros? Y un sin fin de preguntas proyectando situaciones que no sucedieron y quizá nunca sucedan. Pero mi interrogante siempre fue otro… ¿Puedo viajar y sanar a través de mi propio auto-conocimiento? ¿Puedo viajar y conocer actividades que ayuden a dicho proceso? Y así desafié esta interrogante en un viaje por América en kombi.

Las diferentes situaciones en mi vida, los cambios inesperados, las situaciones impensadas, me han empujado a buscar respuestas, a despertar la consciencia y a tener una inclinación filosófica de la existencia a temprana edad. Somos energía pura, y como tal atraemos ciertas cosas según en la frecuencia con la que nos movemos. Fue así como descubrí este místico lugar, ideal para continuar con todos aquellos aprendizajes y prácticas.

Situada en el corazón de Brasil, Alto Paraíso es una de las puertas de entrada a la “Chapada dos Veadeiros”. Para llegar a ella es muy fácil. Desde Brasilia, la capital del país, la separa una excelente autopista (Br- 010) a tan solo 240 km al norte. Puedes tomar un ómnibus directo hacia Alto Paraíso o alquilar un auto (o pedir “carona”, o a dedo, fácilmente). Si vienes desde Cavalcantes, son solo 60 km al sur.

La ciudad es el punto de encuentro de diversas tribus y el hogar de unas 40 comunidades místicas, filosóficas, religiosas (Daimists, Oshoists, Hare Krishna, Kardecists, protestantes, espiritistas, budistas y otros). Lugar donde conviven fieles, chamanes, esotéricos, escépticos, aventureros y eco-turistas en perfecta armonía, en un escenario rodeado de grandes cañones, ríos cristalinos, pozos de agua, cascadas, piletas naturales y minas de cristal. ¡Así es! Un santuario natural ubicado sobre una inmensa placa de cristal de cuarzo que abriga las aguas más puras junto a una inmensa biodiversidad y una nueva consciencia del planeta; activando la cura en el cuerpo físico y ayudando a armonizar y equilibrar las energías del medio ambiente.

Cataratas dos Couros despliega su fuerza y su imponencia, revelándonos: “Podemos ser y hacer aquello que anhelamos”

Cataratas dos Couros despliega su fuerza y su imponencia, revelándonos: “Podemos ser y hacer aquello que anhelamos”

“La gota”, un espacio de música y silencio dedicado a escuchar y vivenciar trabajos de armonización a través de la vibración de diferentes instrumentos

“La gota”, un espacio de música y silencio dedicado a escuchar y vivenciar trabajos de armonización a través de la vibración de diferentes instrumentos

De más está decirles que en este lugar sobran centros con una extensa propuesta para comenzar o continuar con un proceso de sanación, cura y auto-conocimiento y por qué no descansar en medio de bellezas naturales, junto al astral mágico que envuelve la ciudad. De lunes a lunes actividades abiertas a todo público: musicoterapia, aromaterapia, mantralización, meditación, reiki, alineamiento de chakras, yoga, constelaciones familiares, medicina ayurvédica.

Luego de pasar algunos días en la ciudad ya no es raro cuando alguien se presenta en el almuerzo como chamán, maestro, discípulo, o conocedor de ciertas prácticas como la ayahuasca o cuando saludan por la calle con “Namasté” juntando sus manos en forma de oración en lugar de “hola”. Meca para los buscadores espirituales y neo-hippies. Un nuevo grupo de eco-peregrinos y hippies chic se están estableciendo para sentir las buenas vibraciones, uniéndose a las frecuencias de cada persona que transita la ciudad. Adentrarse por América Latina significó comprometerse con aquel lado místico-espiritual que ayuda a la comprensión de sus pueblos, y así construir de manera integrada una visión a través del rescate de prácticas milenarias.

Ellos son Lucho y Belu, argentinos. Una pareja que desde hace 6 meses decidió dejar su confort y seguridad para manifestar su entusiasmo y curiosidad a través de un viaje en kombi, de Argentina hasta Alaska. Este viaje por el continente supone también una auto elaboración, una transformación y conocimiento personal invitándonos a encontrar nuestra propia identidad y responder a aquella pregunta que ha perseguido durante tanto tiempo la humanidad (no sin miedos y angustias) ¿Para qué? Puedes leer sus aventuras en su blog Viajá y Reíteseguirlos en Instagram como @viajayreiteo en su página en Facebook Viaja y Reíte

¿Tienes un blog de viajes y quieres colaborar en Viaja el Mundo? Haz click AQUÍ

 

Anuncios

¿Quieres dejar un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s