Así es el Republica Hostel, en Bogotá

Buscar un hostal para pasar una o varias noches, es una labor que me tomo con seriedad. Como todo viajero, tengo mis manías: no me gustan los cuartos solo de mujeres, prefiero los mixtos; y no me gustan los hostales que sean extremadamente rumberos. Así que cuando hago mi búsqueda con calma, encuentro lugares como el Republica Hostel, en Bogotá. Escribo esto para compartir mi experiencia y que sepan con lo que se van a encontrar. No es para nada publicidad pagada, es solo porque me gusta hablar de esos lugares en los que la paso bien. 

A ver, el Republica Hostel está en la zona de Chapinero Central. Yo no conocía Bogotá, pero me decían que es una buena área para conectar a cualquier sitio que se quiera ir. Y es cierto. El hostal está dentro de un vecindario que se llama Quinta Camacho y está rodeado de restaurantes, bares, supermercados, farmacias, bodegas y tiendas de todo tipo. Siempre, siempre había gente caminando a cualquier hora. Había vida y eso me gustaba porque además, me daba seguridad y tranquilidad para andar por ahí. Muy cerca del hostal, quizá cuatro cuadras, está el centro comercial Avenida Chile, en el que hay varias casas de cambio por si necesitan hacer esas gestiones. 

El hostal resultó ser lo que buscaba: un sitio lindo, cómodo, limpio y bien atendido. Las habitaciones compartidas son mixtas y con un máximo de ocho personas. También hay para cuatro y seis personas, además de las habitaciones privadas. El precio, por noche (un promedio de 7,50$ en habitación compartida) incluye el desayuno que es básico, pero cumplidor: puedes elegir entre tostadas con huevos y frutas, o yogurt con granola y frutas. A veces varían con panquecas, pero normalmente el menú no es más que eso. El área para comer y compartir es de lo más linda y cómoda. Como en Bogotá hace frío, aquí se conserva un poquito el calor y me gustaba sentarme en uno de los sofás tempranito en la mañana, a tomar un poquito de sol mientras esperaba el desayuno.

Todos los días tienen alguna actividad distinta: clases de yoga, de salsa o juegos de mesa. El bar tiene precios accesibles y está abierto hasta las 11pm que es la hora en la que también se le baja el volumen a la música. Por eso me gusta: porque no deja de ser un sitio divertido, pero con la justa medida para el descanso.

Los cuartos son muy cómodos. Di un vistazo a las habitaciones privadas y se veían muy bien. Y en el caso de los cuartos mixtos, las literas están como encajonadas, tienes cortina, enchufes y luz individual. Le doy 1000 puntos a la cama y el edredón. La verdad todas las noches que dormí aquí (siete en total) no me puedo quejar de nada.

Así que si están buscando un buen hospedaje en Bogotá y a precio económico, el Republica Hostel es una buena opción. También tienen sede en Cartagena y Santa Marta, por si se quedan dando más vueltas por Colombia. Ah, y como dato extra, este hostal acepta voluntariado; es decir, pueden hospedarse allí a cambio de trabajar en la recepción o en el bar durante algunas semanas. 

Un comentario en “Así es el Republica Hostel, en Bogotá

¿Quieres dejar un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.