El antiguo monasterio español, en Miami

He ido muchas veces a Miami; la he caminado hasta el cansancio, he viajado en moto por ahí, he esperado por horas un bus para llegar a cualquier lugar, la he recorrido con mis amigos. Vuelvo, porque ahí están mis afectos, porque hago pausa entre un vuelo y otro, porque puedo dormir. Miami siempre es un respiro y si algo me gusta de las ciudades, es cuando se vuelven inesperadas y nos muestran caras que no estamos acostumbrados a ver.

Miami no está diseñada para ir andando, pero tiene algunos lugares a los que vale la pena llegar y por eso siempre será un buen plan alquilar un carro. Ya me pasó una vez, cuando fui a Villa Vizcaya, un sitio que nos aleja por completo de esa ciudad llena de centros comerciales y playas. O, la primera vez que fui a Wynwood cuando apenas estaba comenzando la movida artística por esa zona y todo se volvió descubrimiento. Recorrer la ciudad con calma, a nuestras anchas, sin depender del horario -casi siempre fallido- de un bus, es la mejor manera de disfrutarla, sobre todo porque al llegar allí nos parece que todo queda lejos, lejísimos

Cada vez que vuelvo, llego a un lugar que no conocía. Me pasó hace poco cuando fui al silencio de un monasterio que no sabía que estaba allí, al lado de la West Dixie Highway aunque para saber dónde era eso, tuve que revisar bien el mapa y tratar de ubicarme –en vano– entre el norte y el sur.

Pero sí, hay un antiguo monasterio español reposando entre jardines y flores. Nada más al llegar, me atrapó el olor a madera vieja del museo breve que está en la entrada. Di un vistazo rápido, no me detuve a ver ni leer nada porque lo haría antes de irme. Así que tomé un folleto de esos que explican la historia y avancé, para revisarlo de tanto en tanto, buscando algún detalle y traerlo luego doblado en la mochila.

Quería ir a los jardines: amplios, verdísimos, con esos árboles de formas raras y para llegar ahí, hay que pasar por un portón de hierro que, supe después, fue forjado a mano y pesa más de mil kilos, y tiene una piedra con la fecha en la que se terminó de construir el monasterio: año 1141. Para más detalle, el jardín tiene casi mil plantas, estatuas, piezas medievales y fuentes. No tomo fotos de ninguna estatua, ni de las armaduras de hierro que tanto llamaron mi atención. Solo las observo y sigo mi camino. Me detengo, eso sí, en los pasillos de los claustros, en los arcos, toco las paredes, cierro los ojos, veo hacia el patio central, vuelvo a los arcos. Y así, hasta completar toda la vuelta.

Uno de los pasillos de los claustros

La capilla

Caminando hacia el monasterio

Una parte de los jardines

“La construcción del monasterio y claustros de San Bernardo de Claraval comenzó en Sacramenia, España, en el año 1133, casi 350 años antes que Cristobal Colón zarpara al nuevo mundo. Terminado en 1141 AD, el monasterio fue dedicado a la Virgen María y fue nombrado “El Monasterio de nuestra Señora, Reina de los Ángeles”. Monjes cistercienses ocuparon el monasterio durante casi 700 años”.

Hay algunos detalles que me dan curiosidad: los pisos son desiguales porque eran escombros compactados por los pies de los monjes, durante muchos siglos; la capilla era antes la antigua cocina, pero ahí sigue una campana de hierro con la que llamaban a los monjes a comer; y un escudo de mármol que –según leí– es el escudo de armas del Rey Alfonso VII. En el antiguo monasterio español hay todo el silencio que se puede esperar de un lugar así. Un lugar distinto, dentro de una ciudad con ansias de sol. Una historia pertinente, sobre todo cuando se sabe que cada piedra del monasterio fue colocada en poco más de once mil cajas de madera que viajaron desde España a Estados Unidos en 1925, para luego reconstruirlo durante 19 meses y casi 1.5 millones de dólares después. Por eso no aparece a primera vista, hay que alejarse de las zonas más concurridas de la ciudad, así que lo mejor será reservar un auto en Miami, dejar que el GPS haga su trabajo y llegarán a sitios como este que son una fortuna viajera. 

PARÉNTESIS. La entrada al monasterio es de 10$ por adulto y es un lugar buscado para fotos de bodas, quince años, grabaciones de películas y videos musicales. Anoten por ahí, por si acaso necesitan una buena locación. Y muchas gracias a Delfi y Fabián por la buena y bonita idea de llevarme a conocer este lugar, a pesar del día lluvioso.

Save

Save

4 comentarios en “El antiguo monasterio español, en Miami

  1. Viajar y celebrar dijo:

    Que gran descubrimiento gracias a ti y tu blog. Yo, que presumo de haber leído, y me encantan los castillos y monasterios españoles, nunca oí hablar de este monasterio. Voy a Miami, así que lo iré a conocer sí o sí. Un saludo,

¿Quieres dejar un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.