Viajar, cuando cae el sol

Los atardeceres tienen un lenguaje propio. Nos quedamos ante ellos, contemplándolos, como esperando que suceda algo más. Viajamos por muchas razones, pero también porque queremos verlos, porque los atardeceres tienen emociones escondidas y nos despiertan algo. Me gusta buscarlos y mirarlos; no se sienten igual desde la cima de una montaña, que a la orilla … Sigue leyendo Viajar, cuando cae el sol