La Ciénaga, ese pedacito de Caribe

¿Qué esperas del Caribe? La brisa, sus azules, un agua de coco fresca, palmeras, casas de colores, gente que sonríe, gente que cuenta historias. Lo esperas, lo buscas y el Caribe da eso y más, porque es así: desenfadado, generoso, cálido. Lo conviertes en delirio y es ahí cuando también se vuelve anhelo constante. Cada … Sigue leyendo La Ciénaga, ese pedacito de Caribe

Un oasis en la Isla de Margarita

Es lunes, cerca de las siete y media de la mañana. La Isla de Margarita despertó lluviosa y apenas un claro azul a lo lejos, visto desde la ventana del hotel, albergaba la posibilidad de un mejor día. De repente, una brisa furiosa y breve trajo a la lluvia y la posó lo más cerca … Sigue leyendo Un oasis en la Isla de Margarita

El Yaque es otro mundo

El avión aterrizó puntual en el aeropuerto Internacional del Caribe Santiago Mariño, en la Isla de Margarita. Eran poco antes de las nueve de la mañana de un día azul intenso, lleno de un calor arropado por la brisa. Tenía tres años sin ir a la isla y había olvidado lo mucho que me gusta … Sigue leyendo El Yaque es otro mundo

El encierro termina en el mar

He pasado casi dos meses sin moverme de casa. Sé medir el tiempo por lo mucho que me cuesta levantarme en la mañana, por la oleada de mal humor que me da por las tardes y que se va después de alguna vuelta por la nevera, de mirar por la ventana o de lanzarle un … Sigue leyendo El encierro termina en el mar

Santa Fe, el pueblo y su mar

No logro quitarme la impresión de la mirada, el suspiro -quizá decepcionado- que me produjo encontrarme con las casas dormidas de Santa Fe, un pueblito del estado Sucre, en mi país, Venezuela, que tiene apenas dos calles: una que sube, otra que baja, y algunas transversales, de las que saltan cualquier acto de supervivencia: una … Sigue leyendo Santa Fe, el pueblo y su mar

Posada Eva en Los Roques

Los Roques es un destino venezolano costoso, eso se sabe, pero dentro de su variedad de posadas existen algunas que aligeran el bolsillo, que se vuelven alcanzables. Hay muchas posadas básicas que, aunque tengan un precio accesible, quizá no ofrezcan un servicio óptimo. Eso suele pasar. Y como sé que después de invertir, molesta mucho … Sigue leyendo Posada Eva en Los Roques

Los sonidos de Copacabana

No logro distinguir los días en Río de Janeiro. Me da la impresión que los lunes son iguales a los domingos, a un miércoles o un martes por la tarde. Es fácil perder la cuenta de cómo transcurre el tiempo en una ciudad que parece no dormir nunca; cuyo requisito fundamental es pasar el día … Sigue leyendo Los sonidos de Copacabana