15 cosas que puedes hacer en Puerto Cabello

A mí me gusta Puerto Cabello. Es el recuerdo inmediato de mi niñez, cuando iba con mi familia a Isla Larga, una de sus playas más hermosas. En sus paisajes he tenido momentos llenos de quietud, como ese amanecer en Yapascua o la inmensidad de Patanemo cualquier día de semana. Pero no todo es playa. Puerto Cabello tiene historia, un casco central que pide a gritos un rescate, pero en el que es posible pasearse con calma por el malecón, probar sabores y conocer gente que insiste en apostar por Venezuela. Por eso quiero dejar esta lista de opciones, para ver un poquito más allá y que sepan que ese lugar de colores tiene mucho, pero mucho por contar. 

1. Practicar Paddle al ladito del malecón. Sonrisa, así se llama la playa que está a unos pasos del malecón y que es tranquila, sin olas. Un spot perfecto para practicar paddle o kayak con César de SUP Puerto Cabello. La hora perfecta es la del atardecer, para disfrutar del paisaje y la tranquilidad. César tiene paciencia, te dice cómo subirte a la tabla, da mucha confianza y te deja libre por ese mar. Lo digo con convicción porque en mi primer intento de hacer paddle en Choroní nunca pude alcanzar el equilibrio (y culpé a la brisa).

2. ¿Un coctel con vista a la marina? Cuando venimos de una ciudad tan agitada como Caracas, la sensación de caminar por el malecón con tranquilidad, ¡y en la noche! nos parece increíble. Más, si puedes ir a un lugar como Morea Bistro Bar, pedir alguna tapa, un coctel y mirar para allá. Como es al aire libre, la brisa es una delicia. Ponen buena música y el espacio es amplio, así que es buen plan estar un rato y después seguir caminando por el malecón.

3. ¡Comer una pizza original! El restaurante Da Franco está ahí al frente del malecón. Es un sitio de tradición y a quien pregunte por Franco, le contarán quién fue con mucho cariño. Ahora, el restaurante tiene nuevos dueños y aunque han hecho modificaciones en la carta, conservan algunas recetas originales que creó el mismo Franco. Así que no hay que dejar de pedir la pizza que lleva su nombre y tampoco el Cartocho de lomito, que tiene la peculiaridad de servirse en pequeños trocitos, así como a él le gustaba. Todo es absurdamente delicioso. 

4. Desayunar en Boîte A Goûter CaféEl nombre es en francés y Marielys Delgado, la dueña del local, se ríe cuando recuerda porqué le puso así (fue por impulso y ya), pero lo cierto es que en este sitio que está en la feria del C.C. Las Valentinas, se puede desayunar panquecas, crepes, waffles, tomar buen café y jugos. Atienden con cariño y sencillez y es, en definitiva, una buena manera de comenzar el día y darse cuenta que hay gente que sigue apostando en lo que cree. También se puede almorzar.

5. Ir a la casa del general Bartolomé Salom. Está en el pueblo de San Esteban, por lo que hay que tener carro o moto para llegar (el transporte público es bastante escaso y lento). Bartolomé Salom fue un prócer de la patria y la historia cuenta que Simón Bolívar le regaló esta casa por su buen desempeño en el ejército. Lo cierto es que allí vivió por algunas temporadas y aunque hoy solo quedan las ruinas, sí hay una escultura del general sentado en una hamaca y, no sé sin cosas mías, pero se siente algo distinto en el ambiente cuando se está allí. Lugares como este van contando la historia de Puerto Cabello, aunque pasan desapercibidos.

6. Comer pescado frito en Lanceros. ¿Quién le va a decir que no a un buen lebranche frito con tostones y ensalada? Este restaurante está al frente del malecón. Tiene una terracita que está perfecta para cuando el sol comience a bajar y no haga tanto calor. Comida tradicional bien hecha, pero lo mejor es la pesca del día y esos sabores a mar que tan bien preparan aquí. Es un sitio al que hay que ir porque sí.

7. Tomar un café y un postre en TomatesEntrar a Tomates es hacerlo también a la dedicación y cariño de tres hermanas que, con mucho esfuerzo, llevan su café adelante. Es un local pequeño, lindo, lleno de tortas (¡la de naranja es para morirse!), buen café y opciones de té. Es el lugar ideal para ir a merendar, conversar y dejarse guiar por ellas en los sabores. Atienden con dulzura, como todo lo que sirven y provoca volver muchas veces. Otra de las cosas a favor es que siempre están atentas en aportar más allá de lo que hacen y prestan sus espacios para actividades culturales o alguna otra buena cosa que se les ocurra.

8. Seguirle el paso a Acción Poética Puerto CabelloEn el año 2014 comenzaron con la terquedad de llenar de versos las paredes de Puerto Cabello. Varias veces, se los borraban, pero ellos insistían y ese pequeño acto de constancia se fue convirtiendo en grandes cosas. Ahora, organizan recitales, tertulias, leen poesía, llevan un mensaje que nos hace pensar en otra cosa. Durante mi visita a Puerto Cabello, coincidí con su II Café con Letras y hasta terminé leyendo algunos versos de Mario Benedetti. La gente acudió al llamado, a escuchar poesía y desconectarse.

9. ¡Almorzar un buen sandwiche! Uno sabe cuando la gente le pone amor a lo que hace. Eso me pasó cuando entré a Q’ Sandwich, un local pequeñito, pero donde su dueña va revisando todo con esmero. Se puede ir a desayunar, pero la atracción son los panes que preparan allí frente a los ojos de quien va pidiendo. Los tuestan, les colocan salsas de la casa y se reinventan. Si no hay los ingredientes de siempre, se buscan otros, cambia la receta, se inventa un combo, pero siguen. Valoro mucho este esfuerzo en tiempos tan convulsos y sobre todo, que sean unos sandwiches tan ricos.

10. Comer sano en Salad BarPorque no todo son empanadas, que es lo que provoca cuando uno está frente al mar. Aquí el concepto es la comida rápida, pero sana y las protagonistas son las ensaladas. El menú es bastante amplio, porque no son las típicas que uno encuentra por ahí sino que se atreven con los sabores. Yo quería una de camarones, pero ese día no había. ¡No importa! Me sugirieron una de pollo con mostaza que también tenía frutos secos y el contraste fue fuerte, pero me encantó. También tienen jugos naturales. Es una buena opción.

11. Perder la dieta en Sabores al dentePero claro, después de una ensalada también vale la pena darse un buen gusto y aquí todo provoca. Es increíble el sabor de los rolls de canela que hacen aquí y lo que más me llamó la atención es que la masa es de papa. Sí, de papa. Las quesadillas y los golfeados son para morirse y aunque a mí la pizza no me gusta, aquí se ve muy bien. Se esmeran con los almuerzos (por favor, pidan el pasticho) y también con hacer que te sientas como en casa. Fueron tan consentidores que me enviaron un desayuno especial a la Posada Santa Margarita, donde me estaba quedando y ahí fue cuando probé el pastelito de cazón, del que no dejé de hablar como por dos días. Es cierto, son sabores al dente y deliciosos.

12. Comprar arte local. Seguramente no les habrá pasado desapercibido un caballo de madera en el Fortín Solano, punto clave de Puerto Cabello. También hay uno en el Burger King del casco histórico. Ambos son obra de René Louze quien los hizo con tablas de madera que recogía del mar; algo que ya no hace tan seguido como antes, pero que le dan vida a sus detalladas esculturas. No solo hace caballos que soportan su propio peso, también se atreve con figuras complicadas y otros materiales. Además, se divierte. Por ahí está haciendo a un súper héroe de Marvel. Escucharlo hablar es un paseo divertido y le pueden hacer pedidos a la medida (0412.8668148). Lo mismo ocurre con Carmen Salazar, una pintora apasionada que tiene su casa llena de flores. Es posible encontrar cuadros hasta debajo de la cama. Va interviniendo todo lo que le rodea. Su estudio, que está al final de su casa, es una suerte de refugio verde entre plantas y pinturas. Pinta, se divierte, vive y crea flores de todos los colores (0414.3292670)

13. Ir a cenar a Boza’s CaféEste es uno de mis lugares favoritos en Puerto Cabello. Está en el Teatro Municipal, y a pesar del calor, aquí siempre hay brisita fresca. Un espacio amplio con algunas mesas para ir a probar algún coctel (¡pidan la Bokaina con o sin alcohol), picar algunas entradas o cenar como se debe. Sus dueñas son muy amables y siempre están ahí pendiente de todo. El lugar se presta para cultivar las artes, así que se inventan presentaciones con músicos locales, stand up y siempre están buscando más. Uno la pasa muy bien aquí.

14. Comer mucho chocolate. Presten atención a este nombre: Choccolini. Comenzó siendo un proyecto de clases, pues su creador se atrevió a hacer una pasta con chocolate y ese fue el nombre que le puso. Pero como es curioso, siguió investigando sobre el cacao porteño y de otras regiones del país, comenzó a hacer chocolates y decidió dejar ese nombre. Si algo tienen estos chocolates artesanales es cariño y buen sabor. Mis manos se llenaron de chocolate oscuro, blanco, con licor y de la crema de maní con cacao, que es el producto ganador. Y entonces supe que apuestan tanto que hacen talleres y enseñan a otros y así fue como también conocí a quienes están detrás de Nua Bombones, que están aprendiendo con ellos a hacer sus propios bombones. ¿Ustedes sabían que en Puerto Cabello se da el cacao? Bueno, ellos saben cómo llenarnos de orgullo a través de sus sabores.

15. Dar una vuelta por la Casa de la Cultura. Casi 300 niños y jóvenes reciben clases de música de manera gratuita en este espacio, en pleno casco histórico de Puerto Cabello. Se imparten clases de órgano, saxofón, cuatro, guitarra y más. Hay para todas las edades y la idea es que revisen los horarios y traten de que la música pase a formar parte de su rutina diaria. Muchos van y continúan su formación, otros son menos constantes, pero lo importante es saber que cuentan con este espacio para darle rienda suelta a su vena musical, con mucha responsabilidad. Además, aquí también hay un estudio de grabación con todas las de la ley y por ahí han pasado grupos locales para grabar sus producciones. Hay mucho talento. Estar aquí y recorrer los salones, me devolvió a mis 9 años cuando comencé a estudiar música. Vi la misma curiosidad en ellos.

 Puerto Cabello da para contar mucho más que solo 15 cosas. Hay más lugares y además de ir, por ejemplo, a ver el atardecer desde el Fortín Solano y traerse una de las mejores vistas de la ciudad; también pueden explorar su naturaleza. Además de historia y playas, también tiene ríos y montaña para caminar bastante. Esto ha sido solo una pequeña parte de mi recorrido. 

PARÉNTESIS. Muchas gracias a María Paola y Armando de Posada Santa Margarita por esos días recorriendo Puerto Cabello. Y también a Marielys, la andarina, por guiarnos de un lado a otro siempre llena de risa.

13 comentarios en “15 cosas que puedes hacer en Puerto Cabello

  1. Fabiola dijo:

    Que bonita publicación Adriana; nos levanta el ego a los porteños ¡jajajaja! Especial e infinito agradecimiento por tu mención en el punto 14, tanto a mis hermanos de Choccolini, como a mis Nua Bombones ¡¡¡Gracias!!! Encantada que te hayan gustado. ¡Un abrazo!

  2. Nadia Lamah dijo:

    En Q Sándwich estamos agradecidos por la visita y los bellos comentarios. Siempre serán bienvenidas y las esperamos pronto con el mismo cariño y atención. También nuestro agradecimiento a María Paola y al Sr. Armando porque además de ser parte de nuestra distinguidas clientela nos apoyan y nos toman en cuenta para continuar nuestros logros. Un fuerte abrazo para todos. Gracias saludos

  3. 11103579 dijo:

    feliz tarde!
    encantada al ver que has compartido lo bello de nuestra ciudad a través de lugares amenos de gran gusto y excelente atención! Que rico que alguién nos enaltezca con esto!! gracias y mil bendiciones para ti!

¿Quieres dejar un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.